Reunión del grupo de estudio – La meditación es científica

“Paraspara Devo Bhava”

El domingo 2 de diciembre fue nuestra primera reunión del mes y retomamos el grupo de estudio antes de la práctica de canto del mantra y meditación.

Estas son algunas de las reflexiones de los componentes del grupo:

“¡Pensé que el texto iba a hablar de la meditación desde el punto de vista científico!” Así empezaba una de las personas del grupo a compartir para luego comentar que le había sorprendido y gustado el texto. Abordar la práctica como algo científico da la posibilidad de vivirla sin juicios que conlleva liberarse del vaivén de la mente que es la que pone etiquetas.

A través de trabajar la meditación desde esta mirada se posibilita tener un vínculo de unión entre todos los seres humanos independientemente de la tradición que se siga, incluso si no se sigue. Todos los seres humanos básicamente somos lo mismo en nuestro mundo interno. Como cita Osho, “Un ateo puede meditar, así como puede hacerlo cualquier persona, porque la meditación no es sino un método de volverse hacia el interior”

Alguien compartió que usando un método científico se pueden replicar los resultados obtenidos y como esto no puede suceder en la práctica de meditación. La experiencia obtenida en una práctica de meditativa es completamente libre y no se puede volver a experimentar a voluntad… pero y nuestra actitud, que marca la diferencia en nuestra práctica ¿la podremos repetir?

Alrededor de la meditación hay mucha información, mística, modas, etc… que alejan al buscador del verdadero propósito de la práctica. Cuando una persona se acerca desde un punto de vista científico a la práctica se convierte en algo experiencial y todo lo superficial e innecesario cae por si solo.

Cuando nos acercamos a la práctica desde una actitud científica no existe tal cosa como una buena o mala meditación y por lo tanto el sentido de frustración por una experiencia durante la práctica que yo considero “desastrosa” o la euforia/sentido de superioridad por una meditación “elevada” se desvanecen. Puede existir la descripción de una práctica (turbulenta, profunda, interesante, silenciosa, emotiva) pero no su juicio.

Una propuesta final: ¿Te atreves a ponerte tu bata de científic@ en la meditación?

Un abrazo cálido para ti,

Damián

Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: